Te invito un café con John Lennon

Te invito un café con John Lennon

Las obligaciones contractuales entre Lennon y su compañía discográfica se habían extinguido en 1976. Poco tiempo atrás, se había reconciliado con su esposa Yoko Ono y también había nacido Sean, el primer hijo de la pareja. De común acuerdo, los Lennon decidieron alejarse de cualquier actividad creativa para centrarse en: la crianza de Sean por parte de John y de los negocios familiares por el lado de Yoko. Se había abierto un paréntesis de cinco años en la carrera musical de John Lennon.

A mediados de 1980 John encontraba cerca de su cumpleaños número cuarenta y, como a muchos otros en esa etapa de la vida, sintió la necesidad de hacer algo diferente a cualquier otra cosa que le hubiera tocado experimentar. En aquel tiempo Lennon había desarrollado interés por la navegación a vela. Sin una idea clara de donde adonde quería ir, comenzó a definir con su mentor en la materia una travesía en aguas más exigentes que las que había navegado hasta el momento. En definitiva, la expedición desde Rhode Island hasta Bermudas zarpó el 4 de junio de 1980 con un pronóstico meteorológico favorable para todo el trayecto. Durante los primeros días, John estableció una buena relación con Hank, el capitán del barco, con el que mantuvieron algunas conversaciones “de igual a igual” sobre el estado actual de la carrera de John. La radio siempre estaba encendida a bordo y se podían escuchar permanentemente canciones de Paul McCartney como “Coming Up” o “Silly Love Songs”. De alguna manera, la voz de Paul hacía pensar a John “¿Qué estoy haciendo acá sentado? Tendría que levantarme y hacer algo, no es tan difícil”.

Entonces, como suele pasar, el pronóstico del tiempo se equivocó y se desató una tormenta con vientos de más de cien kilómetros por hora y olas de más de siete metros, una situación bastante mala para un yate pequeño metido tan mar adentro. El capitán Hank paso cuarenta y ocho horas al timón y cuando la fatiga lo venció le pidió a Lennon que tomara su lugar. Al principio John se sintió casi paralizado por el pánico pero a medida que iba comprendiendo las reacciones del barco, comenzó a disfrutarlo. Luego de vigilar por un tiempo la situación, el Capitán, decidió retirarse a descansar. La tormenta había cambiado el status de John en el barco, de pasajero famoso y citadino a autentico tripulante aceptado como tal, capaz de asumir y manejar cualquier cosa como los demás. Así fue como, con algunos daños menores y con bastante retraso, el barco y su tripulación llegaron a Bermudas el día 11 de junio.

Esta aventura resultó el mejor remedio para la crisis de creatividad que mantenía a Lennon paralizado. En Bermudas sintió súbitamente que le invadían deseos de hacer un nuevo disco “Estaba tan centrado tras la experiencia del mar que me sentía en sintonía con el cosmos” recordaba, “Me vinieron todas aquellas canciones después de cinco años de vacío. No lo intentaba, pero tampoco me venía nada a la cabeza, ni inspiración, ni ideas, nada, y entonces de repente bum, bum, bum”.

John regreso a Nueva York a finales de julio con varias maquetas avanzadas de las canciones que surgieron en esas últimas semanas e inmediatamente ingresó al estudio junto con Yoko para dar forma al álbum Double Fantasy. Esta noticia rápidamente fue conocida dentro de la industria musical tanto en Estados Unidos como en Europa lo cual generó una guerra de ofertas entre las compañías discográficas más importantes. Para las negociaciones, se había fijado un valor de referencia de 22,5 millones de dólares pero la cláusula innegociable era que tenían que contratar a los dos juntos, a Yoko y a él. Cualquier empresario que se negara o pusiera cara de sorpresa ante esa pretensión iba a quedar descalificado.

Finalmente, John y Yoko optaron por firmar contrato con una compañía relativamente nueva y poco conocida, Geffen Records. Su propietario, David Geffen, había dejado claro desde un principio que el acuerdo era con dos artistas con méritos equivalentes. Prometió brindarles un ambiente íntimo, dedicación personal y un compromiso absoluto con los dos. Geffen no estaba en condiciones de competir desde el punto de vista financiero con las grandes compañías (la leyenda dice que el acuerdo se firmó por solo un millón de dólares) pero supo ganarse la confianza de los Lennon al firmar el contrato sin haber escuchado una sola canción del disco que para ese entonces estaba totalmente terminado.

¿Cómo podemos definir “ambiente de trabajo”? ¿Qué elementos lo componen? Me gusta esta historia porque quizás fueron las respuestas a estas preguntas lo que David Geffen encontró. Mientras las compañías tradicionales plantearon una “guerra de ofertas económicas” él entendió que dinero no era justamente lo que más podría interesar un una mega-estrella del mundo de la música…multimillonario.

Mientras las compañías tradicionales plantearon una guerra de ofertas económicas, David Geffen entendió que dinero no era justamente lo que más podría interesar un una mega-estrella del mundo de la música…multimillonario

Ponerse en el lugar del otro, escuchar, comprender, acompañar son elementos clave en el delicado proceso de negociación que se plantea cuando aquello que necesito tiene una disponibilidad limitada y mi necesidad es importante. Esto es algo que se vive a diario en el mercado de talento, sin embargo, nos cuesta trabajar con los elementos intangibles de la PVE (Propuesta de Valor para Empleados) de la misma manera que lo hacemos con los tangibles.

Uno de los desafíos más trascendentes que están atravesando las organizaciones es el de salir de aquellos modelos donde primero se define y establece “lo que tenemos para ofrecer” a entender que es lo que las personas que necesito buscan y quieren. En una sociedad compleja, donde la diversidad suma cada vez mayores matices, asumir que la mayoría de las personas tienen los mismos objetivos y se encuentran motivadas por los mismos factores es, como mínimo, un concepto que es necesario desafiar.

(*) John Winston Ono Lennon (1940-1980): Nació en Liverpool (UK). Músico y compositor, saltó a la fama como miembro fundador de The Beatles; reconocidos como la banda más aclamada y comercialmente exitosa en la historia de la música popular. Formó junto a Paul McCartney una de las parejas de compositores más prolíficas y populares de todos los tiempos. El carácter rebelde e ingenio mordaz que demostró encontraron expresión en la música, el cine, la literatura y el dibujo así como también en sus declaraciones. La fama lo hizo objeto de innumerables polémicas por cuestiones artísticas, personales o políticas. Help!, All You Need Is Love, Come Togheter, Imagine o Power to the People son algunas de las canciones de su cosecha que se transformaron en clásicos. La obra de Lennon es contemporánea a la de Bob Dylan, Allen Ginzberg, Andy Warhol, Karlheinz Stockhausen y Miles Davies.

 

Oscar Freigedo
ofreigedo@savvy.com.ar
1 Comment
  • Ruben Eduardo Aramayo
    Posted at 15:46h, 10 abril Responder

    Excelente articulo!!!!!!!!!!!!!

Post A Comment